Archivo del sitio

“BASURA”

LA CASA


Después de un mes aquí yo creo que ya es hora de contar algo de la casa ¿no?.

Como ya sabéis por este post la casa está en el barrio (o suburbio, como los llaman aquí) de GLEBE. El barrio está muy bien, muchísimos restaurantes, cafeterías, librerías y un centro comercial que nos pilla cerca donde solemos ir a hacer la compra.

Esta zona tiene su parte buena…típicas casas de estilo australiano y otras más modernas:

Y luego está nuestra casa, la “barata”, y lo digo entre comillas porque en España (y en cualquier parte del mundo) esto sería un robo a mano armada. Pagamos por la habitación 275 AU$ (dólar australiano), que viene a ser como unos 190E, y pensareis…..joder, no está tan mal ¡qué exagerado! pero es que aquí los precios te los dicen por semana, así que podréis hacer vuestros propios cálculos y saber cuánto os puede salir al mes. De las personas que conocemos, nosotros somos de los que menos pagamos, porque aquí cuanto más cerca del agua o del centro más caro sale (como norma general). Si os digo que ahora mismo somos 8 personas en la casa, y que hay sitio para 3 más podéis haceros una idea de lo que se embolsa “el pirata”. Pero la cosa no queda ahí, porque la parte baja y delantera de la casa (la que da a la avenida más famosa del barrio) es una tienda! lo que tienen que pagar de alquiler será una burrada imagino.

Estaréis un poco asustados por los datos, 8 personas en la casa+una tienda en la parte delantera….pero tranquilos que la casa es grande y y hay espacio “de sobra”.

En el cuarto de las chicas de abajo ahora mismo sólo está Elise (Francesa, 22 años, haciendo unas prácticas de fisioterapia), en el de los chicos está Michael (Neozelandés, 50 y pico años, no sabemos en qué trabaja..), Danielle (Italiano, 23 años, estudiando un máster de biotecnología molecular, te cagas) y Takeru (Japonés, 22 años, estudiando inglés pero no hay manera de entenderlo). Arriba está nuestra habitación y otra más de chicas con Claudia (Italiana, unos 25 años, estudia y trabaja, no se le ve el pelo salvo en las fiestas) y Betty (China, 23 años, nombre real Yun, estudia un máster de mercados internacionales, mira por dónde..) a esta planta hay que sumarle la habitación de Leon (Taiwanés, 40 y pico años aunque parecen 30, trabaja no se muy bien en qué).

El ambiente es muy bueno, “quedamos” en la cocina para cenar a eso de las 8:45-9:00 y nos ponemos ha hablar de todo, a reírnos de los acentos de cada uno y esas cosas. Os dejo unas fotos!

Y aquí tenéis un pequeño vídeo de la casa (lo se…por mucho que le hable en español al japonés no se va a enterar…es complicado hacer un vídeo hablando en español y mientras contestar al otro en inglés). Por lo menos ha quedado divertido:

Share on FacebookShare

BÚSQUEDA DE CASA II


Seguimos en domingo y volvemos del CBD destino a casa a tratar de robar el internet de mierda que pillamos y buscar algunos números más, pero cerca de casa vemos otro anuncio que tiene también buena pinta, además nos pilla de camino, así que llamamos para agotar todas las opciones del día.

El teléfono da señal, esperamos, y por fin alguien lo coge, tiene acento indio. Nos dice que podemos pasar sin problemas a verlo, nos da la dirección y allá que vamos. Al llegar vemos que la dirección es de un restaurante indio de los cutrecillos, quizás es que la casa está por aquí cerca. Sale el hombre a recibirnos y nos dice que pasemos….¡¿QUE PASEMOS?! Yo ya estaba en plan de cachondeo y por tomarme todo bien, así que convencí a María para entrar y pasar el rato. En este momento eché bastante de menos a JC, Nacho y Juanjo….con ellos aquí podría haber sido bastante mejor!!

La cosa fue más o menos así:

Primero, en la tv del restaurante están retransmitiendo en diferido la final del Mundial, 1 punto para los indios.

Segundo, para entrar a tu habitación tienes que atravesar el restaurante, 80 puntos menos.

Tercero, realmente la habitación no era mala del todo, espaciosa, ordenada, con TV, un buen armario…sorpresa, es la mejor habitación del momento. 0.5 puntos para los indios.

Cuarto, el servicio no está mal tampoco, pero ¿será el mismo que usan los clientes? Mejor ni preguntar. Por si acaso, le damos 90 puntos negativos.

Quinto, preguntamos que dónde estaba la cocina…….y nos dice que podemos usar la misma que la del restaurante!! “Pa cagarse!” el descojone fue descomunal al ver a su mujer ahí cocinando entre las cacerolas más grande que he visto en mi vida!

¿Olor a curry todos los días a las 9 de la mañana? No gracias.

Un gran día después de todo, ¿no? Menos mal que al día siguiente María tenía la orientación de la facultad y quizás podrían ayudarle con lo de encontrar alojamiento o eso pensábamos, pero bueno, para nuestro consuelo todos los chicos estaban más o menos igual.

El lunes yo tenía que ir a desbloquear mi móvil español y a comprar un número de teléfono, para cuando volví, María ya había salido de clase y me esperaba en la cafetería donde trabaja Tania, la chica que nos dio las llaves de casa y tras contarle nuestra gran aventura ésta nos dio el número de teléfono de un antiguo casero suyo que tenía varias casas y que quizás nos podría ayudar, así que quedamos con él y vamos a ver qué sorpresa nos encontramos esta vez.

Entramos a la casa por el patio de atrás, por lo visto la parte de adelante es una tienda. Un patio bastante grande, un primer cuarto de baño con lavadora y secadora abajo y arriba una cocina bastante grande, con dos frigoríficos y muy bien equipada, por fin algo decente! El primer inquilino de la casa era un hombre “kiwi” (de Nueva Zelanda) muy simpático de unos 40 años largos que estaba cocinando algo que llevaba bastante bacon…en ese momento entra por el patio una chica china que nos saluda muy educadamente y se va a su habitación. La casa tiene una habitación compartida para los chicos, con sitio para 4 personas, pero es una habitación enorme con un escritorio para cada uno y todo muy ordenado, nos quedamos impresionados, casi tanto como el chico japonés que estaba durmiendo en una litera, que se despertó del susto al oírnos hablar. Subiendo las escaleras hay 3 habitaciones más, una con 3 camas para chicas y otra con 2 camas para chicas también, y la tercera sería la nuestra…una habitación espaciosa, con un escritorio grande y con sitio para otro más nos dijo el hombre y lo mejor de todo…..¡una vista increíble de los rascacielos de la ciudad! Así que casi sin pensarlo dijimos que sí.

Tenemos casa! (perdón, habitación)

Share on Facebook Share