Archivo del sitio

VUELTA DE MARIA

VUELTA DE MARIA


Bueno, hoy era el temido día. María tiene que volver a España por temas de papeleo y para luchar por nuevas becas que le den la oportunidad de formarse en uno de los mejores sistemas educativos del mundo, pero que a la vez es el peor (desde mi punto de vista), al costar la burrada que cuestan los estudios.

Si un “máster” ya es caro para los australianos, para los estudiantes extranjeros es el doble, literal! Vaya robo, por los mismos estudios…pero claro, como no hay australianos que quieran estudiar, sólo viven de todos los extranjeros que pagan tal cantidad, los cuales conforman el 90% de los estudiantes en cualquier máster.

El “paseito” que se va a pegar María es el siguiente:

1) Sydney-Melbourne, 1,5 horas.

2) Melbourne-Doha (Qatar), 14h aprox.

3)Doha-Madrid, 8h aprox.

4)Madrid-Sevilla en Ave, no se cuanto tarda, pero unas 2,5 h.

Ella eligió no pasar por Asia esta vez, además, este viaje no salía extremadamente caro (lo que faltaba con el paseo que se tiene que dar..). Pero para caro el transporte aquí. El taxi desde Glebe hasta el aeropuerto nos ha costado 25$, pero para la vuelta tenía dos opciones: pillar un bus que me dejaba en Bondi Junction (una estación que está bastante lejos de mi casa, así que luego tenía que pillar otro bus más) o el tren que en 10 min me dejaba al lado de casa…pero eran 15$!! por 10 min. de tren…otro robo. Lo mejor de todo es que llevaba nada más que 14,20$ jaja menos mal que la tarjeta siempre está ahí.

Podría haber sacado el billete de estudiante que eran 10$ pero claro, sólo falta que llegue un guardia de turno y te ponga multa por 100$ o más…así que no me arriesgué. Mal hecho, porque no pasó nadie al final…

Ya en la terminal de vuelos nacionales/domésticos de Qantas, había unas máquinas de check-in, y claro…allá que fui el primero a toquetear la pantalla. Le cambié el asiento a María a uno con ventana, le imprimí el billete y le saqué la pegatina para facturar la maleta. Con estas máquinas lo haces todo, incluso facturas tú mismo la maleta en una zona especial, todo mecanizado! eso sí, si la máquina está contenta ese día, como nos dijo uno de los ayudantes del aeropuerto.

Otra cosa que me llamó la atención es que, ya una vez nos despedimos y me quedaba esperando a que pasara el primer control, veo que el hombre me hace un gesto desde lejos como preguntándome si yo iba a pasar, le dije que no…y luego vino hacia mi una azafata que vio toda la “escenita” de despedida y me dijo que pasara, que no me quedara fuera! jaja (la tia toda emocionada). Ahí fue ya cuando le pregunté si podía pasar sin billete, y me dijo que sí, que los acompañantes también pueden pasar a esa zona. Vamos, pude estar con María hasta la misma puerta de embarque. Luego a la salida, también me fijé que la zona de recogida de maletas está al alcance de todo el mundo, cualquiera puede entrar y “esperar su maleta”. Deduzco yo que sólo pasa con los vuelos domésticos porque cuando llegamos nosotros la primera vez los controles eran cualquier cosa menos un cachondeo.

Esperaremos a que María ponga las fotos, que las tiene ella…y rezaremos para que haga alguna al aeropuerto de Doha! Porque he hablado con ella cuando estaba en Melbourne y me ha dicho que no ha podido sacar ni la cámara, que no le ha dado tiempo.

A estas horas María debe estar camino de Qatar…y yo aquí solo! 😦 pero bueno, aprovecharé ahora y hablaré todo el inglés que pueda…menos el día 31 que lo pasaré con amigos chilenos.