Archivos Mensuales: enero 2011

AUSSIE DAY


El día 26 de enero se celebra el día de Australia, que conmemora la llegada de la Primera Flota con presos a Sydney Cove en 1788 y la proclamación de la soberanía Británica al quitar a los Holandeses de en medio (no confundir con el día en el que llegó el Capitán James Cook en 1770). Es curioso, porque mientras ellos celebran este día, hay otros australianos que recuerdan esos tiempos de una manera bien distinta, los aborígenes. Hay ciertos grupos de aborígenes que llaman a este día como El día de la invasión o Día de la supervivencia.

En cualquier caso, el miércoles fue día de fiesta y como tal preguntamos a los australianos qué es lo que hacían ellos. Jack nos dio dos opciones: O vamos a la playa a hacer una barbacoa (ya ves tú que novedad, cualquier excusa es buena para ellos jaja) o bien si no tenemos piscina (como es nuestro caso) compramos una hinchable y la ponemos en el patio y nos sentamos todos a beber cervezas. La idea era tentadora, pero al final decidimos optar por la playa ya que Michael (el de las paellas) me llamó y me dijo que si me apuntaba a un día de surf, barbacoa, fútbol y sol en la playa de Curl Curl.

En cuanto dijo surf ya no escuché nada más, 6 meses en Australia y todavía no había cogido una tabla…Soy fácil de convencer. Para llegar allí desde Sydney cogimos el autobús L90 en Central Station hasta Dee Why, y allí cambiamos al autobús que nos llevó directamente hasta la playa. El viaje duró como una hora más o menos, puede que más con tanta ida y venida. Preparamos todo esa mañana y fuimos Daniele, Hannes, Federica, Edu, Davinia y yo porque Jack tenía algo que hacer esa mañana y se nos uniría más tarde.

Cuando llegamos allí había una niebla en el mar que daba miedo. A pesar de eso la playa estaba llena y eso que llegamos sobre las 11 y pico de la mañana. A lo lejos ya vi esa carpa blanca que montamos en las ferias donde hacíamos las paellas, inconfundible! Menudo sitio pillamos, muy bueno, y allí que estaba Michael con más amigos, tablas de surf, barbacoa portátil y balón de fútbol. Lo pasamos de lujo porque el cielo se despejó muy poco a poco y eso ayudó a que el calor no nos “matara” porque ya era asfixiante cuando estaba nublado…

Una vez en el agua con la tabla de surf me di cuenta de una cosa………Estoy muy desentrenado jaja. Me costó llegar a los demás la misma vida, gracias también a la corriente que había que incluso los australianos decían que no era normal en esa playa, aunque a ellos se los veía tan contentos. Cuando te metes por primera vez en el agua en Australia quieras que no se te pasan por la cabeza todos esos animalejos tan peligrosos de los que has oído hablar y que…De verdad están ahí! Iba remando cuando me veo a mi izquierda una “Carabela portuguesa” (Physalia physalis), la famosa Blue Bottle de la que todos hablan. Ahí flotando tan tranquila como si nada. La dejé atrás y me fui a lo mio pero sigo remando y me veo de reojo una sobra oscura bien grande sobre un fondo de arena….Y ya dices tú…Hostia, a 100m de la orilla cachondeos los mínimos! Pero nada, seguí remando lentamente y ya me di cuenta de que era una “isla” de algas en el fondo, así que respiré más tranquilo y me puse en mitad de todos los surfistas por lo que pudiera pasar…xD

Cogí una ola “medio qué” y me salí para volver a entrar al agua desde otro lado. Cuando ya estoy dentro…Zás! Se me enrolló una Blue Bottle en la rodilla izquierda, así que tocó salirse del agua e ir a los socorristas. Edu y Davinia que estaban por ahí me vieron y me acompañaron. Tuve suerte porque al parecer no soy alérgico a la picadura y no pasó de dolerme y molestarme como una hora más o menos. Una chica socorrista voluntaria (aquí esto funciona así, hay más socorristas voluntarios que pagados) me dijo que me metiera en la ducha y dejara que el agua dulce limpiara la zona durante unos 5 minutos sin restregarme. Me preguntó que si era la primera vez que me picaban y le dije que sí, así que estuvo pendiente de mi no vaya a ser que me diera alguna reacción fuerte. Después me dio un paño con agua caliente para que lo pusiera en la zona y calmar el hinchazón. Pero nada, como nuevo. Cuando llegué al sitio donde estábamos descubro que a otro amigo español le había picado también peligrosamente cerca de la entrepierna y estaba sufriendo lo suyo, e incluso a Michael se le enganchó una en la mano (él si tiene reacciones más graves y me enseñó una picadura en la pierna de hace una semana en la que todavía se puede ver por dónde pasaron los tentáculos :S ). Las señales que me dejó a mi a día de hoy casi han desaparecido. Eso sí, 3 españoles que se llevaron la peor parte, pero de los australianos que se metieron con nosotros a hacer surf a ninguno les pilló…

Luego, Daniele y Hannes me convencieron para meterme en el agua otra vez y…..”Toma castaña” (como dice Daniele el italiano), a él se le enganchó en un pie jaja. Decidimos que no nos íbamos a meter en el agua hasta que la marea cambiara al final del día, y efectivamente, entre las corrientes y el cambio de marea desaparecieron todas las cabroncetas (con perdón) del agua:

Al final del día Jack no llegó porque se había perdido al coger los autobuses, así que se volvió a casa. Nosotros a la vuelta ya en Sydney, al cruzar por Darling Harbour, pudimos ver parte del espectáculo de fuegos artificiales, una pasada!

En Youtube hay varios vídeos, pero este muestra un poco lo que fue, aunque la parte del final (la mejor) no la saca:

Al final sólo decir que lo pasamos genial, gracias a Michael por invitarnos!!

PD: Ya tengo visa nueva!! Hasta septiembre de 2011!! Menos mal…Ya os contaré cómo fue todo.

MELBOURNE


El domingo 16 (madre mía, cómo pasa el tiempo!) el restaurante mejicano nos llevó a Melbourne. Fue una visita rápida de prácticamente un día. No nos dio tiempo a visitar la ciudad como se merece, pero bueno, vimos bastante porque Melbourne no es que sea muy grande (en cuanto a extensión y sitios que visitar, etc).

El centro de Melbourne tiene como 1.5-2km de lado a lado, así que no es nada que no se pueda hacer. Nuestro plan fue llegar al hotel (sí, hotel! Una cama en condiciones! Compartiendo habitación sólo con un amigo), dejar las maletas, salir a desayunar y volver para cuando nuestras habitaciones estuvieran listas.

Nos quedamos en el All seasons Kingsgate Hotel, que está en Kings Street. Está bastante bien, una cosa decente. Después de que nos dieran las llaves del hotel, mi compañero (Jorge, colombiano) y yo nos fuimos a patear Melbourne mientras el resto de la gente se quedó a descansar. Hicimos el camino bordeando el río, que después de todo era lo más típico que podíamos hacer. El río estaba bastante crecido y tenía un color marrón muy feo de arrastrar tanta porquería, pero bueno, se entiende por lo de las continuas lluvias.

La primera impresión de Melbourne es que se trata de una ciudad más tranquila que Sydney. El centro no estaba tan masificado, o eso parecía gracias a las grandes calles que tiene Melbourne. Sí que es verdad como dice mucha gente que tiene un aire más europeo, quizás porque mezcla edificios antiguos con construcciones muy modernas y vanguardistas. Además, en la ciudad no hay autobuses, el transporte público se basa taxis y tranvías. La teoría de mi jefe de por qué Melbourne es así es porque ahí llueve mucho, el tiempo es malo y la gente pasa más tiempo en casa o en el trabajo, así que eso los hace ser más creativos en todos los aspectos…Parece mentira, pero me sorprendí cuando pude estar manteniendo una conversación en condiciones y larga con mi jefe (australiano) y el chef (americano) en inglés sin darme cuenta. Objetivo del viaje cumplido? No…Mejor estrujamos un poco más!

Durante el paseo nos cruzamos con una convención de Lego. No os podéis imaginar la cola que había para entrar a visitar el recinto, daba la vuelta a un edificio enorme y se podía ver la rara mezcla de padres acompañando a sus hijos y por otro lado……..los “frikis” más grandes del planeta (con cariño). A veces hasta se juntaban estos dos grupos (vi un hombre que iba con sus hijos y su camiseta decía: “Papá friki” :D).

Nuestro paseo acabó en Federation Square, la plaza más famosa de Melbourne. Varios estilos se mezclan en esta plaza dándole a esta ciudad un toque más alegre que Sydney. Había montado un stand y una televisión donde ver los partidos del Open de Australia (empezó al día siguiente).

Sacamos tiempo para visitar una galería de arte allí mismo y que era gratis, así que…”Pa dentro”. Mereció la pena porque había cuadros muy buenos e incluso pude ver un Warhol por primera vez. También había algo de Goya (sin premio):

A ver quién encuentra al hombre en este cuadro:

Cuando terminamos, volvimos al hotel, ducha y a esperar a los demás abajo porque nos íbamos a comer a un restaurante. Resultó ser un restaurante que uno de los “Master chef” tiene en Melbourne (es un programa de cocina pero los concursantes compiten cocinando…Tiene un éxito que empieza a dar miedo).

Era un restaurante griego, Hellenic Republic, con un grafiti de unos espartanos en la entrada. El restaurante está alejado del centro (como 20 min. en tranvía) pero mereció la pena porque comida estaba increíble y nos pusimos como cerdos (claramente).

Volvimos al hotel tras la comilona y nos preparamos para salir por ahí, pero claro…Un domingo por la noche, en Australia no hay muchas opciones. Al final nos hablaron de un sitio y allí que fuimos aunque a las 2 y pico nos cerraron el pub, así que nos volvimos al hotel para seguir un rato con la fiesta. Lo malo era que a las 7 teníamos que estar en planta para coger el vuelo a las 9 y algo….Pero nos daba a todos igual, incluso a los que (como yo) teníamos que trabajar ese mismo día! Menudas caras teníamos todos en el restaurante ese día jaja

El caso es que lo pasamos muy bien y me he quedado con ganas de Melbourne, porque no pude ver mucho. A ver si cuando vuelva María nos escapamos!

Por lo demás, ya he hecho la renovación online para la visa, pero me falta que me digan que me la conceden…si no, me veo en España la semana que viene! Os podéis imaginar que ando un poco nervioso.

Ayer fue el día de Australia (26/01/2011), así que ya os contaré qué hicimos, que se me acumula la tarea.

Share on FacebookShare

BILLABONG WJC


El pasado sábado fui con tres amigos alemanes a la Billabong World Junior Championship. Yo fui por lo que iba, y los otros porque no tenían nada que hacer, aunque a uno de ellos lo he picado con lo del surf. Y es que claro, aquí en Australia casi en cualquier playa siempre hay surfistas desde que sale el sol hasta que se va (parece que aquí no trabaja nadie! El agua siempre está llena).

La prueba se celebró en la playa de North Narrabeen, una de las mejores playas del norte de Sydney donde hacer surf. Esta prueba era muy importante porque decidiría quién iba a ser el campeón mundial junior del torneo. La gente estaba muy emocionada porque el favorito era un australiano (Jack Freestone) y más todavía porque ningún ozzy ganaba el mundial desde Parko en 2001. La cosa se ponía interesante cuando Jack fue eliminado en la ronda 4 antes de los cuartos de final. El segundo clasificado para conseguir el mundial (Nat Young, EEUU) seguía adelante, y si ganaba la prueba se proclamaría como campeón del mundo, todo dependía de él.

Nosotros nos levantamos a las 7,30 de la mañana para estar preparados y coger el bus (el viaje dura 1h y 15 min.), no sin antes consultar en la web de Billabong si se iba a celebrar la prueba o no, porque llevaba dos días off por falta de olas. Finalmente a las 8, 30 decidimos salir sí o sí, total….Lo peor que podría pasarnos era que no hubiera competición y que tuviéramos que estar tirados en la playa…Así que no nos lo pensamos más.

Por suerte había olas y se celebró la competición, por si fuera poco no sólo se iban a celebrar los cuartos, si no que también la semi y la final!! La competición iba a durar un día menos de lo previsto, así que la jugada nos salió redonda.

Llegamos a la playa….No muy buen tiempo, pero nos/me daba igual, ya podía ver a la gente de fondo.

El sitio era una pasada, una playa increíble, pero dando una vuelta vimos otra playa aún más bonita…Seguiremos esperando que nos toque el Euro/Aussi millón!

Una vez ya allí te empapas del ambiente, eso que siempre ves en las revistas de surf, así que ahí que estuve con mi tímido objetivo de 55mm haciendo lo que podía mientras otros…

Se admiten donaciones para un equipo mejor!! 😀

Nos sentamos justo delante de donde estaban los entrenadores de unos australianos y de un francés…Teníamos a los cámaras por ahí al lado siempre grabando. Y claro…la “competi” estaba en marcha:

Estos enanos salieron entre la semi y la final a animar el cotarro un poco y para hacer una demostración. Al no tener presión ninguna de competición, se marcaban unos trucazos increíbles! Menudos saltos, están locos estos enanos.

Y bueno, los trucos de los que competían tampoco es que fueran “moco de pavo”….

La cosa se ponía interesante cuando Nat Young ganaba en las semis a otro australiano (Mitch Crews)…La gente se empezó a poner nerviosa, porque pasaba a la final y si ganaba al francés (Marc Lacomare), se convertiría en campeón del mundo, quitándole el trofeo al australiano.

Al final, el francés se llevó el gato al agua y el australiano ganó el campeonato del mundo. Aquí un par de vídeos oficiales (no se cómo insertarlos y no tengo tiempo, así que os dejo el enlace :P)

http://billabongpro.com/wjc10/videos-view/boys_final/#ooid=1tc2h5MTr3ZpEPUDB0N5rIuwCauPxxSG

http://billabongpro.com/wjc10/videos-view/wjc10_final_day_highlights/#ooid=gwOGl5MTq3hgrM1pAPIzTXAWFnauCQD_

Después de todo, final feliz para los australianos, pero no para el pobre Nat. Me hice una foto con él y estaba destrozao el chaval, lo intenté animar lo que pude….Pero bueno, ya se le habrá pasado porque está de “road trip” por Gold Coast con Jack Freestone y más peña surferos de la competición (anda que viven mal!).

Y bueno, os dejo con lo mejor de todo, por lo que todos estábamos allí:

“Vuélvete a España” me dicen algunos!! jaja

Share on FacebookShare