Archivos Mensuales: julio 2010

Premier de “Killers”


El otro día fue bastante completo, hicimos muchas cosas y exprimimos el día hasta el final.

Primero dimos un paseo por el CBD y nos cruzamos con unos chavales que estaban tocando en la calle, la verdad es que lo hacían muy muy bien, sobre todo para tener el equipo que tenían, porque el batería usaba un cubo de plástico. El grupo se llama “The Wildhearts” y están en Facebook por si alguien quiere echarles un vistazo, nosotros hicimos un pequeño vídeo porque nos gustaron bastante:

Ese mismo día me di cuenta que en un escaparate un maniquí se movía……total que me giro y veo que son chicas de verdad las que están posando en la tienda! en el escaparate! Por lo visto eran del programa “Australia’s next top model” y ahí que estaban ellas, super monas de la muerte y yo que llevaba la cámara en mano no podía dejar pasar el momento:

Ya por la tarde-noche quedamos con Katheleen (Kata para los amigos), una chica americana que conocimos en Sevilla y con la que tenemos muy buena relación y nos invitó a ir a la Premiere de la película “Killers”, protagonizada por Katherine Heigl y Ashton Kutcher. No me preguntéis cómo está la peli porque no la vimos, sólo entramos de enchufe al bar vip que tienen en la parte de arriba a tomarnos una copa, y allí que estaba Ashton para la ocasión. Desafortunadamente para María no se pudo hacer una foto con ella y no pudimos sacar una mejor que esta porque, y lo puedo decir sin equivocarme, las chicas estaban completamente locas con el tipo…y no entiendo por qué.

Ya por la noche fuimos a dar un paseo por la Opera House, y a la vuelta atravesamos un parque en el que vimos unos bichos impresionantes, los Possums, había oído hablar de ellos y la verdad es que me llamó la atención que no son nada asustadizos, unos bichejos muy graciosos, ya contaré algo más de ellos otro día pero os dejo esto como avance:

Un saludo!

Share on Facebook Share

BÚSQUEDA DE CASA II


Seguimos en domingo y volvemos del CBD destino a casa a tratar de robar el internet de mierda que pillamos y buscar algunos números más, pero cerca de casa vemos otro anuncio que tiene también buena pinta, además nos pilla de camino, así que llamamos para agotar todas las opciones del día.

El teléfono da señal, esperamos, y por fin alguien lo coge, tiene acento indio. Nos dice que podemos pasar sin problemas a verlo, nos da la dirección y allá que vamos. Al llegar vemos que la dirección es de un restaurante indio de los cutrecillos, quizás es que la casa está por aquí cerca. Sale el hombre a recibirnos y nos dice que pasemos….¡¿QUE PASEMOS?! Yo ya estaba en plan de cachondeo y por tomarme todo bien, así que convencí a María para entrar y pasar el rato. En este momento eché bastante de menos a JC, Nacho y Juanjo….con ellos aquí podría haber sido bastante mejor!!

La cosa fue más o menos así:

Primero, en la tv del restaurante están retransmitiendo en diferido la final del Mundial, 1 punto para los indios.

Segundo, para entrar a tu habitación tienes que atravesar el restaurante, 80 puntos menos.

Tercero, realmente la habitación no era mala del todo, espaciosa, ordenada, con TV, un buen armario…sorpresa, es la mejor habitación del momento. 0.5 puntos para los indios.

Cuarto, el servicio no está mal tampoco, pero ¿será el mismo que usan los clientes? Mejor ni preguntar. Por si acaso, le damos 90 puntos negativos.

Quinto, preguntamos que dónde estaba la cocina…….y nos dice que podemos usar la misma que la del restaurante!! “Pa cagarse!” el descojone fue descomunal al ver a su mujer ahí cocinando entre las cacerolas más grande que he visto en mi vida!

¿Olor a curry todos los días a las 9 de la mañana? No gracias.

Un gran día después de todo, ¿no? Menos mal que al día siguiente María tenía la orientación de la facultad y quizás podrían ayudarle con lo de encontrar alojamiento o eso pensábamos, pero bueno, para nuestro consuelo todos los chicos estaban más o menos igual.

El lunes yo tenía que ir a desbloquear mi móvil español y a comprar un número de teléfono, para cuando volví, María ya había salido de clase y me esperaba en la cafetería donde trabaja Tania, la chica que nos dio las llaves de casa y tras contarle nuestra gran aventura ésta nos dio el número de teléfono de un antiguo casero suyo que tenía varias casas y que quizás nos podría ayudar, así que quedamos con él y vamos a ver qué sorpresa nos encontramos esta vez.

Entramos a la casa por el patio de atrás, por lo visto la parte de adelante es una tienda. Un patio bastante grande, un primer cuarto de baño con lavadora y secadora abajo y arriba una cocina bastante grande, con dos frigoríficos y muy bien equipada, por fin algo decente! El primer inquilino de la casa era un hombre “kiwi” (de Nueva Zelanda) muy simpático de unos 40 años largos que estaba cocinando algo que llevaba bastante bacon…en ese momento entra por el patio una chica china que nos saluda muy educadamente y se va a su habitación. La casa tiene una habitación compartida para los chicos, con sitio para 4 personas, pero es una habitación enorme con un escritorio para cada uno y todo muy ordenado, nos quedamos impresionados, casi tanto como el chico japonés que estaba durmiendo en una litera, que se despertó del susto al oírnos hablar. Subiendo las escaleras hay 3 habitaciones más, una con 3 camas para chicas y otra con 2 camas para chicas también, y la tercera sería la nuestra…una habitación espaciosa, con un escritorio grande y con sitio para otro más nos dijo el hombre y lo mejor de todo…..¡una vista increíble de los rascacielos de la ciudad! Así que casi sin pensarlo dijimos que sí.

Tenemos casa! (perdón, habitación)

Share on Facebook Share

BÚSQUEDA DE CASA I


Es domingo y tras 3 días en la tierra de Oz es el momento de ponerse a buscar casa, habitación o estudio, lo que venga primero.

Por la ciudad pueden encontrarse carteles en los semáforos anunciando habitaciones y demás, así que cogemos aquellos que más se acercan a nuestro presupuesto y a la zona que nos interesa (tiene que quedar cerca de la Universidad de Sydney y de mi escuela de inglés) por lo que buscamos los que están en el barrio de Glebe y Ultimo.

El primero que elegimos es una casa compartida que está en Ultimo, una zona bastante bonita y tranquila. Llegamos a la casa y nos atrevemos a llamar, desde dentro una mujer nos pregunta quienes somos a través de la puerta, total que nos presentamos y nos abre una mujer thailandesa gordita de unos 30 años que nos invita a pasar.

La primera en la frente, ZAS! El salón estaba separado por paneles de madera en no sé cuántas “habitaciones” con una cama en cada una, la señora nos dice que podemos usar la habitación grande…vete tú a saber a qué llamará “grande” esta mujer…total que subimos y despierta a su hermano (23 años aprox.) que estaba sobando en el cuarto. Dejémoslo en que la habitación era tamaño “estándar-ajustada”,  ah, se me olvidaba decir que por supuesto en el saloncito de arriba también había apañado otro par de habitaciones de las suyas.

La mujer mientras nos dice que tiene un piso también en el CBD (Central Business District, como llaman ellos al centro de la ciudad) por si este no nos gustaba, qué lista!, y nos dice que tiene una habitación más grande y en la que vive menos gente por un precio bastante aceptable, así que le decimos que sí que queremos ir a verla, porque realmente la cosa no puede ir a peor…o eso pensábamos. Tan campante nos dice que en 5 minutos está lista para salir, así que nos baja a la cocina, nos prepara un té y nos deja esperando con su hermano, todo un personaje, pero un chaval muy gracioso que nos cuenta que sólo le gusta la fiesta, pero que ahí donde lo ves acababa de terminar un máster y le había salido un trabajo para el Estado japonés, donde le iban a pagar una pasta por lo visto, los hay con suerte porque además el tipo no hablaba ni papa de japonés.

Una vez estaba lista la mujer (20 min. después) salimos camino al centro a ver la otra opción. Esto no lo sabíamos, pero en algunas zonas de Sydney hay unas cuestas que te pueden dejar sin respiración cuando llegas arriba, así que ver a esta señora tan gordita fue todo un espectáculo, menos cuando nos tocó bajar unas largas escaleras, donde me ofrecí para ayudarle con la mochila que llevaba porque la estaba viendo sufrir un poco-bastante. Esa muestra de confianza le hizo tomarse la libertad de soltarme de sopetón la mochila más adelante cuando a ella le vino en gana, fue como, “Toma, llévame la mochila que estoy cansada”, podéis imaginaros nuestras caras en ese momento, la señora ni estaba cansada ni nada, lo que estaba es un poco “tocada”  de la cabeza. Eso sí, se iba parando en todos los escaparates de las cafeterías para ver los dulces y no parar de repetir en su “maravilloso” inglés que todos le parecían muy bonitos…

Finalmente llegamos al sitio, un edificio de los más altos del CBD, impresionante. Planta 21, nos deja pasar y….¡más de lo mismo! ¡No puede ser! El piso no era muy grande, y podían vivir hasta 6 personas conté yo, en 2 habitaciones y en el salón. Era de cachondeo porque imaginaros cómo es la cosa que en el salón tenía la tele y justo en frente una silla, no había sitio para más ¿qué pasa? ¿Qué la tv se ve de uno en uno? jaja! de coña.

Resumen: Fracaso total y con María a punto de un colapso multifuncional. Pero bueno ¿es el primer día no? Además, todavía no ha terminado…continuará.

Share on Facebook Share